Descargar Los geniecillos dominicales Epub Gratis
  • Autor: JULIO RAMON RIBEYRO
  • Editor: Tusquets editores
  • Los datos publicados: 1983-05-01
  • ISBN: 9788472232099
  • Formato de libro: PDF, Epub, DOCx, TXT
  • Numero de paginas: 246 pages
  • Tamaño del archivo: 29MB
  • Clasificacion:

Sinopsis de Los geniecillos dominicales de JULIO RAMON RIBEYRO:

4 Despues de que las tropas regresaran a Muji, la gratitud de Manna se transformo gradualmente en una profunda curiosidad. A menudo pasaba por su consultorio para charlar un rato con el. Por la noche, tras el toque de retreta, permanecia despierta pensando en aquel hombre extrano, y en su mente se sucedian los interrogantes. ?Ama a su esposa? ?Que aspecto tiene ella? ?Es cierto que es ocho anos mayor que el? ?Por que es un hombre tan sosegado y amable? ?No se ha enfadado nunca con nadie? No parece tener genio. Entonces se decia que era una estupida. ?Por que pensaba tanto en el? Era un buen hombre, desde luego, pero ya estaba casado. No debia ser una necia. Lin Kong no seria para ella. Pero... ?y si no amara a su esposa y quisiera abandonarla? En tal caso, ?se iria con el? Pensaba que debia dejar las fantasias y dormir, y acto seguido se preguntaba si se casaria con el. Por mucho que lo intentara, no podia alejar a Lin Kong de su pensamiento. Una noche tras otra, preguntas similares la mantenian despierta hasta la madrugada. A veces sentia como si las manos de Lin aun sostuvieran y tocaran su talon derecho, tan sensibles y suaves eran aquellos dedos. Se restregaba los pies bajo la colcha, e incluso los masajeaba de vez en cuando. El corazon le rebosaba de emociones. Haiyan le informo de que la esposa de Lin habia dado a luz una nina. La noticia le causo pesadumbre, pues indicaba que Lin estaba unido a su familia mas de lo que ella habia pensado. Seguia diciendose que, probablemente, lo mejor que podia hacer era distanciarse de el, pues de lo contrario iba a verse en un aprieto. Al margen de cual fuese el resultado, la gente le echaria la culpa a ella. Una mujer que interfiere en la vida de una pareja es casi una delincuente. A pesar de sus razonamientos, no podia dejar de mirar a Lin cada vez que se encontraban. Empezo a tener la sensacion de que estaba viviendo en un estadohipnotico. Una noche de junio, Manna fue al lugar donde criaban a los conejillos de Indias para ver una nueva camada. Luego regreso sola a su residencia. Por el camino vio un hombre y una mujer que paseaban a lo largo del bosquecillo de alamos temblones, al oeste del comedor. Desde lejos no distinguia quienes eran, aunque visto por detras el hombre se parecia a Lin. El aire del crepusculo era fragante, tras toda una jornada de llovizna, y los arboles parecian una valla oscura contra la que las dos figuras con camisas blancas avanzaban hacia el oeste. Manna estaba deseosa de averiguar la identidad de la pareja. Habia un sendero que se extendia en diagonal entre las hileras de alamos jovenes. Sin pensarlo dos veces, la joven se interno en el bosque, para poder ver claramente a la pareja en el otro extremo. Mientras caminaba por el sendero, el corazon empezo a latirle con fuerza. A su alrededor, de las anchas hojas se desprendian gotas, como si lloviznara. El cielo de color azul estaba tachonado de estrellas. Una sombra aparecio delante de ella y se detuvo en medio del sendero. Era un perro. Manna se quedo inmovil, preguntandose si era el animal que criaban los cocineros o un perro sin hogar que se dirigia a la cocina para robar comida. Ante el par de ojos verdosos que la miraban, un escalofrio le recorrio la espina dorsal, pues recordaba que unas semanas atras un perro rabioso habia atacado a un muchacho en el bosque. Sabia que si se daba la vuelta el perro se le echaria encima, por lo que permanecio quieta. Vio una rama con hojas al alcance de la mano, se agacho para recogerla y la agito con gesto amenazador. El perro siguio mirandola durante un rato y entonces se alejo furtivamente, tocando el suelo una y otra vez con el hocico. Cuando Manna llego al extremo del bosquecillo, oyo una voz femenina.-?Asi que ha perdido el libro?-decia-. No puedo creerlo. Reconocio la voz. Era Pingping Ma, la joven encargada de la biblioteca del hospital.-L... Podriamos Nosotros no necesariamente localizar cualquier tipo de detalles acerca de este tipo de que Julio ramon ribeyro. Quizas el escritor del articulo hechos ha sido retirado de nuestro maquina o si no puede es en realidad combinado con nuestra propia fuente de datos banco de datos. Cuando tienes relevantes informacion sobre el JULIO RAMON RIBEYRO, en ese caso que tipo y clasificar para todos nosotros urgencia incluirlo con nuestra propia a sus bases de datos de origen de datos


Descargar gratis Los geniecillos dominicales en Español:

Los geniecillos dominicales MP3Los geniecillos dominicales Mp3
Los geniecillos dominicales PDFLos geniecillos dominicales PDF
Los geniecillos dominicales EPUBLos geniecillos dominicales EPUB
Los geniecillos dominicales TXTLos geniecillos dominicales TXT
Los geniecillos dominicales DOCLos geniecillos dominicales DOC
Los geniecillos dominicales MOBILos geniecillos dominicales MOBI

Comentarios

Steelblade

de ocurrir en una libro que nunca ha oído hablar, leerlo, y absolutamente encanta.

Kulathis

Excelente, sois los mejores

Lapp

De ocurrir en un libro que nunca ha oído hablar, leerlo, y absolutamente encanta.

Lyda

Contento de haber conseguido este libro. Yo estar detrás con la reacción.

Jamar

Maravilloso aporte, gracias por esta memoria del agua

We'll never share your email with anyone else.